12-09-2005

12 de setiembre: Dogomar Martínez vs. Archie Moore.

12 de setiembre de 1953, Luna Park: Dogomar, con su guardia recogida y moviéndose y Moore con zurda larga como una daga y rostro afierado. Dogomar quiso medir al rival lanzando una izquierda en recto, al mismo tiempo que el rival hacía lo mismo.
La diferencia de alcance perjudicaba al boxeador uruguayo por lo cual tuvo que buscar otros ángulos.
Moore salió a matar. Era más preciso que potente, nunca dio un paso adelante que equivaliera a un golpe inmediato no denunciado en ningún indicio. Moore estaba desesperado por noquear a Dogomar. Hasta el quinto asalto, Moore no llevaba ventaja alguna sobre Dogomar en las tarjetas. Moore salió al quinto round decidido a terminar el match. Cerca de las cuerdas, le ubicó a Dogomar un golpe prohibido en la zona trasera de la oreja izquierda, casi en la nuca, con lo cual lo atrajo hacia sí para descargar una potente zurda al hígado. Cuenta Dogomar que lo que lo hizo caer fue el golpe en la nuca. Los jueces no se dieron cuenta de este golpe prohibido. A los cuatro segundos pudo levantarse.
En el sexto round Dogomar había reaccionado bien y cambió golpes largos y en el séptimo round pudo evitar envíos muy fuertes con notable juego de cintura. Moore, molesto por no poder terminar el match, empuja a Dogomar dos veces, recibiendo una observación del juez. Comienza el octavo round y Moore lo enfrenta con el afán de noquear a Dogomar, lo lleva contra las cuerdas y lo alcanza con una serie de golpes de ambas manos, arriba.
En este round Moore lanzó muchos golpes a la cabeza de Dogomar y varios golpes abajo que éste pudo bloquear, hasta que con seca derecha vuelve a derribar a Dogomar por nueve segundos….el gong sonó poco después. Pero las piernas de Dogomar vuelven a sostenerlo y de ellas dependería para poder continuar.
Todos creían en el Luna Park, que esa segunda caída sería la definitiva, pero el oriental se volvió a levantar. Se puso en guardia y atacó con valentía. El objetivo de Dogomar era no perder por K.O. y de aquí en más se limitó a defenderse, cambiando de posición mediante un rápido juego de piernas por lo que le era dificil a Moore acertarle un golpe. De vez en cuando podía lanzar una zurda larga y hasta llegó a colocar una derecha que sorprendió a Moore y provocó los aplausos cerrados de todo el Luna Park. Moore siguió en su afán de noquear a Dogomar, pero éste se mantuvo en pie hasta el final del último round, provocando una gran algarabía en el público. Cuando el juez levantó la derecha del campeón proclamándolo ganador del combate, éste dijo a Dogomar "Congratulations", ratificando el elogio que al terminar el octavo asalto le había prodigado al cruzarse ambos en dirección de sus rincones.
(Extraído de "Ayer y Hoy" escrito por Servando Ruiz, "El Boyero")

Con esta pequeña reseña del combate, queremos homenajear a un grande de nuestro boxeo al cumplirse 52 años de aquella noche. Nos sentimos orgullosos por tener un deportista de esos kilates en nuestro pequeño país.