10-Nov-2011
 

Extensa nota a Caril Herrera al volver de México

 
 

Nos costó mucho mantener silencio sobre el desempeño de Caril “El Ratón” Herrera en el reality que se realizó en México: Reto de Campeones. Donde Caril Herrera, destacó entre todos los invitados, eran 9 latinos no mejicanos y 7 locatarios. Caril Herrera se fue sacando de a uno los rivales llegando a la final ante un mexicano que le llevaba prácticamene una cabeza de ventaja. Tanta era la diferencia de estatura entre Caril Herrera y Oscar González.

Herrera se fue “llevando por delante” al mejicano en primer lugar, Alejandro Delgado, luego a Genaro Camargo, más tarde al invicto norteamericano Sergio Perales (19 combates, todos ganados, 12 por KO) y así, tras eliminar contundentemente a todo quien se le puso en el camino, llegó a la final, donde se detuvo el combate en el 7mo. Asalto de los 10 pactados cuando Herrera, tomándose un respiro antes de intentar el KO en los últimos asaltos, interpretó el árbitro que no respondía los golpes por estar sentido y detuvo el combate sin más trámite.

Vamos a la nota a Caril Herrera y a Marner, su hermano, que además de ser su técnico, estuvo en el rincón en la final y nos cuenta como vió y vivió el combate.

Nota a Caril Herrera: 

B.U.: Caril “El Ratón” Herrera. Contános un poco esta experiencia increíble que tuviste en Méjico, como la viviste, como arrancó. Sabemos un poco el principio porque hicimos una nota antes de que partieras, pero contános un poco.
C.H.:
Si, la verdad que me parece que fue ayer cuando empezó todo esto. Allá el tiempo se me hizo eterno. Para mí es algo soñado, llegué al segundo lugar, es un sueño, quedar segundo de 17, éramos 10 latinos y 7 mejicanos.

B.U.: ¿Saliste de acá solo?
C.H.:
Si, estuve solo, me sentí muy solo, extrañé mucho a mi familia, a mi madre, mi hija, mi señora a la que le estoy muy agradecido, me llamaba, me contenía, por eso la compañía de ella, aunque lejos, fue invalorable. Cuando terminó la primera pelea, la llamé llorando porque todos me menospreciaban, decían que iba a perder, estaba caliente con todo el mundo, era como sapo de otro pozo. Iba a pelear con un chiquilín 10 años menor que yo, con más experiencia, nadie daba dos pesos por mí, mismo acá, muchos pensaban que no iba a llegar a nada.

B.U.: Mirá, Uruguay es un país difícil, no hay como triunfar o empezar a brillar para que te busquen los defectos. Lo importante es la gente que te sigue, te quiere y te conoce y estamos siempre expectantes de tus logros. Volvamos al reality, contános un poco de tu llegada, como fue tu vida allá.
C.H.:
Estábamos en un complejo de alto rendimiento donde estaban los mejores deportistas del mundo. Antes de venirnos estaban los deportistas de los juegos Panamericanos, era un centro de alto rendimiento donde teníamos de todo, buena comida, comida sana y buen entrenamiento.

B.U.: Hablame justamente de la dieta. Sabemos que uno de los problemas que tienen los boxeadores es la alimentación para estar fuerte y dar el peso. Te vemos muy en forma, qué ¿cambió en tu dieta?
C.H.:
Entrenaba con un entrenador filipino que era muy exigente, muy bueno y había buena comida, pollo sin piel a la plancha, pescado, todo tipo de ensaladas y además el gobierno apoya mucho el deporte, es un complejo de alto rendimiento de más de 20 manzanas y que no podíamos salir de ahí. El preparador físico, en los últimos tiempos, estaba siempre conmigo y me decía lo que tenía que comer, lo que tenía que hacer para llegar bien a la pelea. Llegué a dar en la última pelea, que estuve mal porque me faltó fuerza, me faltó pegada y me regalé en eso, di 54 kilos y en eso me regalé.

B.U.: A nivel del entrenamiento, me imagino que debe ser diferente, con un equipo completo de profesionales.
C.H.:
Con el preparador físico nos levantaban a las 6 de la mañana a todos, íbamos a una pista de atletismo, cinta, pesas, corríamos piques. En la parte técnica de boxeo estaba el padre de Erik Morales y su técnico para los mejicanos y nosotros teníamos dos mejicanos. Había esa diferencia, pero uno trataba de desenvolverse con lo que tenía y creo que llegué bastante lejos.

B.U.: Llegaste mucho más lejos de lo que muchos pensaban y hay que ver que es un reality pensado para que gane un mejicano si o si. Nosotros no podemos hablar porque pensamos con el corazón.
C.H.:
Si, yo me sentí un poco dolido, van a ver cuando pasen el reality, en el séptimo round de la última pelea, me quedé un poco pero el árbitro se apuró a sacarme. El boxeador que peleaba conmigo era de Erik Morales, iba con ventaja, era finalista mejicano y eso influyó mucho.

B.U.: ¿Como viviste tu primer combate?
C.H.:
Fue raro, me enloquecí un poco, era todo muy emocionante para mí, estar en Méjico, en un reality, quería dar lo mejor de mí, no regalar nada. La misma producción me dijo que era una pelea muy difícil, era con Alejandro Delgado, mejicano, andaba muy bien. Me costó mucho, en el primer round lo sorprendí, le ponía toda mi fuerza en cada golpe y esa pelea la gané por las tarjetas (hubo un corte en el 3er. asalto, el mejicano no pudo continuar y se fue a las tarjetas). En un momento el mejicano se quejó de un cabezazo y yo le dije al juez que era imposible porque me llevaba una cabeza de ventaja y para pegarle un cabezazo tenía que saltar. Ahí me descontaron un punto pero gané en las tarjetas. Yo era el boxeador discutido, discutía con los jueces, con los mejicanos, la cámara me seguía porque peleaba hasta lo último. Los productores me decían que tienen muchísimo material mío, dicen que me vendí muy bien.

B.U.: El segundo combate, ¿cuantos días después fué?
C.H.:
Fue a los 15 días, no había descanso. Fue contra “El Duro” Camargo, peleó contra un argentino y le ganó, pensé que iba a sorprender en el reality pero no fue así. Pensé que iba a ser muy difícil, también era mejicano, muy experimentado con más de 50 peleas. En los entrenamientos no nos dejaban ver a los mejicanos ni las peleas que hacían. Me llevaban a pelear a mucha altura. En esa pelea di todo y no me sentía ganador, terminamos los dos con la cara hinchada. Me dijeron los jueces que él había tirado más golpes pero que los míos eran más potentes y gané por puntos.

B.U.: Llegamos a la tercera.
C.H.:
Si, ahí ya me estaban despidiendo. Me tocó con el norteamericano, un mente fría, Sergio Perales, tenía un record invicto de 20 peleas, 12 por K.O., le ganó al colombiano, a un mejicano pegador, tiene 23 años. En esta pelea, a mi me tocaba con otro boxeador, panameño, pero como el mejicano que iba a ser rival del norteamericano, que es con quien disputé la última pelea, no dio el peso entonces me tocó a mi pelear con el norteamericano. Yo no quería pelear con el norteamericano porque era mi compañero de cuarto, pero las cosas se dieron así. En el primer round, me pegó una piña en la oreja que me dejó como una mosca en la oreja por un rato, pero yo hice como que no me pasó nada. En el segundo round, entré con todo, pensaba en la final y cuando lo vi caer no lo podía creer, pensaba “qué pasó” y me sorprendí hasta yo, gané por K.O. técnico en el segundo, lo sacó el juez.

B.U.: Bueno, llegamos a la final.
C.H.:
Fue lo más complicado, ante Oscar González, me dolió mucho por lo que pasó. Puede ser que me haya ganado bien, hay que reconocer la derrota. Para mí en los 5 primeros round le iba ganando bien yo, ya lo van a ver cuando lo pasen, en enero por FOX, me encantaría que algún canal de Uruguay lo comprara para que todo el mundo pudiera verlo, no solo los que tienen la posibilidad de tener cable. Me llevaron a mi hermano Marner 2 o 3 horas antes de la pelea, me emocionó mucho y me dijo “Vamos a boxear de menos a más y a demostrarle lo que sabés”. Para mí los primeros 5 rounds los iba ganando bien. Cuando empezó el séptimo round, a él lo mandan a atacar, me metió muchos ganchos abajo, yo me tiro contra las cuerdas y no le tiro manos, lo quería dejar que se cansara y nunca pensé que el juez me iba a sacar. El juez después se dio cuenta que yo estaba bien y me mira como diciendo “no sabía que estabas bien”. Ni me contó, me sacó de una, yo le decía, por qué me había sacado. Supuestamente por el reglamento me tenía que sacar. El miedo de ellos era que me recuperara y lo sacara al mejicano, tenía que ganar él. Además la pelea la fueron corriendo, pasó un mes, lo querían preparar bien, no daba el peso el mejicano, lo cual no era justo. Me corrieron un mes la pelea, me afectó mucho anímicamente, ya no aguantaba más, estaba un poco entregado, extrañaba mucho, fue muy duro, pero llegué a hacer algo que nadie daba dos pesos por mi. Estoy muy agradecido con Márquez, Samson y Mapi Producciones, hay que ser agradecido en la vida. Pude demostrar que hay ratón para rato, tengo hambre de llegar a ser campeón del mundo. Yo no soy un boxeador mediocre, estuve en Méjico donde hay tigres de verdad.

B.U.: Además Méjico es un referente del boxeo mundial en las categorías chicas y medianas.
C.H.:
Si, nadie me regaló nada, allá tuve que pelear con boxeadores muy buenos, cada pelea con un mejicano son batallas, tienen muchas agallas, tuve que demostrar corazón, fuerza y demostrar la garra charrúa. Además estaba solo, no tenía a nadie. En todas las peleas me tocaron boxeadores muy buenos, muy pegadores, eran todos muy buenos, veloces, fuertes, pero yo quería llegar. Nadie me regaló nada, fui con una mano a tras y otra adelante. Yo quiero que la gente vea las peleas para que se den cuenta de lo que me costó todo.

B.U.: Caril, creo que nadie duda que fuiste de punto y llegaste a ser banca. Peleaste de visitante en la final contra un local, le queda grande a muchos y tenías más de un 50% de posibilidades de perder, pero creo que esto te abre muchas puertas. ¿Cuales son tus planes, has tenido algún ofrecimiento, el gobierno uruguayo se ha contactado contigo?
C.H.:
Mirá, en estos días tengo una reunión con el Ministro para ver en qué me pueden dar una mano porque esto me abrió muchas puertas, soy un muchacho que no se queda callado. Esto abrió puertas para Uruguay, hay chance para llevar a boxeadores uruguayos para Méjico y yo quiero llevar a boxeadores de todos los gimnasios, tengo que hablar con la gente de la Federación que ahora está haciendo las cosas bien, ver que posibilidades hay de llevar muchachos para allá. Yo voy a apoyar al boxeo en todo lo que pueda, me traje muchos amigos y contactos y los voy aprovechar, no solo para mí sino para dar una mano al boxeo. Hay también una chance de pelear por algún título y ahora tengo más hambre que nunca y creo que ya lo demostré. Tengo que reunirme con la Federación para ver qué se puede hacer. Ahora veo que se hacen las cosas bien, sin pasar por encima de nadie, paso a paso, el camino largo es el que perdura, si las cosas se hacen a las apuradas, no duran mucho. Vamos a ver si hacemos una velada con mi hermano para levantar un poco el boxeo y quizás pueda estar yo apoyado por la gente del Consejo y hacer una pelea por el título Sudamericano. Me encantaría pelear con el que me ganó allá, le pedí la revancha donde él quiera, acá, allá o donde él quiera. Ahora va a ser distinto, no es un reality, no hay cámaras que te hagan hacer dos o tres veces lo mismo para que salga mejor la nota.

B.U.: Sabemos que tenés una vinculación con Márquez y Samson, esta posibilidad ¿saldría por ese lado?
C.H.:
No, ahora tenemos que ver que pasa, vamos a ver que hay a futuro. Yo no tengo firmado un contrato con nadie. Yo les agradecí que me hayan dado la posibilidad del reality. Márquez una vez me dijo que estaba ahí gracias a ellos, pero arriba del ring estoy yo solo y no está ni el banquito. Ellos pusieron la oportunidad pero yo era el que tenía que defenderlo.

B.U.: Haber llegado a la final es mérito solo tuyo.
C.H.:
Si, basta con ver los records de los rivales.

B.U.: Bueno, segundo en un reality en Méjico contra el mundo
C.H.:
Si, estaba Argentina, Brasil, Colombia, Republica Dominica, Panamá, Uruguay, Estados Unidos, Filipinas y Tailandia, nueve latinos y siete mejicanos. Un nivel de primera, cada pelea era una guerra, era demasiado. Había peleas que eran batallas, todos querían ser los mejores. Una cosa es pelear para la gente y otra pelear para las cámaras. Había público, pero todo en contra. Yo demostré que salgo de mi país y puedo hacer pelea. Me preguntaban si no me hacía presión la gente y yo le decía que había ido a ganar y se reían de mí.

B.U.: ¿Peleas concretas no tenés en vista?
C.H.:
Supuestamente el 3 de diciembre tendría que pelear, pero tendría que tomarme un descanso, fueron tres meses de guerra, descansaba solamente los domingos pero yo igual salía a correr.

B.U.: Tenés que poner en la balanza todo, ahora estás en muy buena forma
C.H.:
Si, no quiero parar de entrenar y perder el estado, quiero seguir entrenando pero el cuerpo también tiene que descansar. Yo quisiera pelear acá, en mi país, pero hay muchos misterios, parece que hay gato encerrado y eso a mi me favorece, porque el ratón está de fiesta como dice el dicho. Yo quiero seguir peleando para mi gente sin perder la humildad.

B.U.: La humildad nunca la perdiste, siempre seguís igual.
C.H.:
No me gusta hablar mal de nadie porque uno nunca sabe de quien puede precisar hoy o mañana, no me puede marear como le ha pasado a algunos que me asombra lo que han cambiado. Representé a mi país y no necesito pisar a nadie para demostrar lo que soy, no hay que cambiar ni olvidarse de las raíces, pasé muchas cosas de las cuales nunca me voy a olvidar. En el reality lo dije, ya lo van a ver “como no voy a estar loco de la vida, de cuidar coches llegar a estar segundo en un reality”, soy muy agradecido con Dios y con la gente, no puedo olvidarme de quien soy, de donde salí y hasta donde llegué. Uno no sabe, ahora estas arriba y podés caer en cualquier momento. Estoy un poco dolido con algunas figuras del boxeo, las nuevas figuras que se han olvidado de muchas cosas y han perdido muchos códigos, que bajen a la tierra y que no se olviden que el boxeo es de humildes y de mucho sacrificio.

B.U.: Caril, muchísimas gracias y felicitaciones nuevamente, gracias en nombre de todos los uruguayos, nos has dejado muy arriba una vez más y esperamos muy ansiosos alguna pelea, lo que puedas organizar, que den frutos tus contactos para poder ayudar a los amateur que son el futuro.
C.H.:
Muchas gracias a ustedes, y como vos decís el futuro está en los muchachos amateur, hay mucho material y hay que sacarle provecho y no olvidarse que con ellos podemos sacar el boxeo adelante, hay muchos valores. Hay que apoyar el boxeo amateur que de ahí salen los nuevos campeones. Quiero agradecerle a tus hijos que con ellos chateaba a veces y me daban aliento y a la página de ustedes boxeouruguayo.com, porque siempre me dan para adelante y les agradezco mucho que no hayan dado información sobre el reality porque me comprometía a mí.

B.U.: Si, eso se lo tengo que agradecer a Márquez porque nos avisó que tenías un contrato de confidencialidad, hablé con Savia y me dijo que él tampoco iba a publicar nada por la misma razón, les avisé a mis colegas y también le decía a tu hermano que no poníamos nada para no ponerte en riesgo. Lo más que poníamos era que te estaba yendo bien. Un abrazo grande y suerte.
C.H.:
No, gracias a ustedes, yo le agradezco a Dios por todo y a ustedes porque siempre ponen ese granito de arena por el boxeo y les digo que si Dios quiere hay ratón para rato.

Escuchar fragmentos de la nota:

“Mi entrador era un filipino”
“El primer combate”
“El segundo combate”
“El tercer combate: ya me estaban despidiendo”
“La final”

Nota a Marner Herrera: 

B.U.: Marner Herrera, queremos tener un poco tu visión de la experiencia tuya y de tu hermano ya que estuviste con él en el rincón de la última pelea.
M.H.:
Llegué unas cuatro horas antes de la pelea, con muchas escalas. La ansiedad mía era grande y creo que quizás en esa pelea tuvo que ver la emoción de verme, tenemos una muy buena relación, no sé si hizo bien que yo estuviera en esa última pelea, sentimentalmente él estaba muy lastimado.

B.U.: Bueno, pero tenerte en el rincón le daba cierta tranquilidad.
M.H.:
El ya estaba sentimentalmente lastimado, lo lastimaban mucho sentimentalmente y por más que seas duro, un tema sentimental te influye mucho, descargaba todo arriba del ring. Yo lo vi bien, con mucha continuidad en las peleas y técnicamente estaba preparado de otra forma, se entrenaba con un grupo de muchachos todos diferentes y tuvo muchas trabas, pero lo importante es que hizo una muy buena campaña.

B.U.: Caril y mismo vos nunca fueron personas de quejarse. Pero siempre hay cosas en contra cuando se sale fuera del país.
M.H.:
Yo le reprocho que él influyó un poco para que el juez parara la pelea, todo se va a ver, no mentimos en nada. No nos quejamos de nada, el juez influyó, Caril influyó, no tenía que bajar las manos cuando lo hizo porque él iba muy bien.

B.U.: En realidad creo que ganó mucho
M.H.:
Si, muchos contactos y no tiene todavía conciencia de lo que va a pasar cuando esto se empiece a ver por televisión.

B.U.: El tipo de boxeo de Caril es el que le gusta a la gente, que se la juega
M.H.:
Es el boxeador que da espectáculo, es el boxeo que vende y que compran los grandes promotores

B.U.: Está el que sabe de boxeo que aprecia la técnica pero en realidad al público le gustan otras cosas, le gusta el boxeador que va y va.
M.H.:
Yo hablaba con Caril de eso, al mejicano lo ven muy aguerrido y yo le dije que tenía que demostrar la garra que él tiene. El mejicano es muy buen boxeador, trabajó muy bien abajo y lo fue desgastando, fue un peleón, una verdadera final. Yo lo viví con mucho nerviosismo.

B.U.: Por qué quedaste en el rincón?
M.H.:
Para darle confianza y motivarlo. Yo viví con muchos nervios, no sé si debía estar en el rincón o no, fue algo complicado, era un compromiso muy grande, no sabía muy bien como estaba preparado.

B.U.: Haciendo un rápido balance, hace unos tres meses o más estaba Caril acá, con un año sin pelear, le sale esta oportunidad y ahora lo tenemos de vuelta, finalista de un reality avalado por el Consejo Mundial, la organización más prestigiosa
M.H.:
Yo siempre vi que Caril siempre estuvo inspirado para estar entre los primeros del mundo, creo que esta oportunidad le vino en el momento en que estaba bien preparado físicamente. Creo que el año que viene Caril es campeón del mundo.

B.U.: Dios, te oiga, el problema es tener la chance
M.H.:
Por lo que tengo entendido van a ser tres peleas más antes de la chance mundialista. Vamos a ver si hacemos los contactos para lograr que esa chance se pueda disputar acá, en Uruguay. Esperemos hacerlo, ya hizo una hazaña Caril con este reality. Hasta Samson dijo que Caril iba de punto.

B.U.: Eso a la larga jugó a favor de Caril. Muchas gracias .
M.H.: No, gracias a ustedes por siempre estar y darnos el apoyo, saben que los queremos mucho porque siempre ustedes nos dieron una palabra de aliento y eso nos ayudó mucho.

B.U.: Gracias nuevamente y la página de BoxeoUruguayo.Com siempre está a disposición de ustedes.
M.H.:
Muchas gracias

Escuchar fragmento de la nota a Marner Herrera:
“También hablamos con Marner”

Así termina la nota, con un dejo de emoción, como dijo Caril al comienzo de la misma: parece que hace tan poco que hicimos la nota antes de partir y ahora estamos hablando de cómo me fue.

Inevitablemente, para un deportista el no ganar, no salir campeón, es perder. Pero creo que todos coincidimos en que Caril Herrera fue un ganador en este reality, porque llegó a la final venciendo a mexicanos y a invictos, yendo de punto y terminando banca. Y demostrando, como él dijo: ¡hay ratón para rato!

 

Caril y Marner Herrera

Algunos de los que entrenan en el gimnasio "Ratones Peleadores"

Otro grupo de los "Ratones Peleadores"
 
[Ir a Página Principal]